Archivo del Autor: upaaspontes

DON ENRIQUE RIVERA ROUCO FALA SOBRE A CAPELA DE SAN VICENTE

Foto cedida por Mundito Carballo

No ano 1995, publica D. Enrique uns artigos en A NOVA UNIÓN dedicados aos Santuarios de As Pontes de García Rodríguez, que vou tratar de reproducir nesta e nas seguintes colaboracións.


Esta primeira está referida ao Santuario de San Vicente de Pontoibo, e apareceu no xornal da primeira quincena de marzo de 1995.

SAN VICENTE DE PONTOIBO (SANTUARIOS DE AS PONTES)

É de orixe inmemorial, anque a ermida actual ten estilo neoclásico tanto no retablo como no edificio, que foi reconstruído e ampliado no ano 1847. Nembargantes a imaxe do patrón procede da data moi anterior, é ensinando na man o instrumento do martirio (unha cadea), sitúa este exemplar dentro da corrente escultórica da Baixa Idade Media (a partir do século XIII), por iso a imaxe pode ter cincocentos anos.
Esta capela curiosamente está erixida nunha zona onde aparecen restos primitivos doutra civilización; antes de que achaiasen o adro observándose nel vestixios de enterramentos antigos, os remates de laxas de pedra que configuraban nichos rudimentarios e, nun desmonte feito en anos pasados apareceu o sarcófago que alí se conserva: unha peza perfectamente lograda representado a figura humana no seu interior.

Lenda do sarcófago
Encol a este sarcófago había unha crenza de que a auga que sempre ten (procedente da chuvia) permanece alí milagrosamente e é curativa, por iso lavaban nela os ollos ós enfermos da vista.
A situación da ermida nun entorno de enterramentos primitivos revela a súa procedencia paleocristián, cando as primeiras comunidades católicas seguían o método de cristianizar os lugares do culto pagán e as súas deidades, situándose no mesmo sitio deles. Así aparecen ao lado dun “castro” e con enterramentos deste tipo moitas igrexas, como as de Ribadeume, Bermui, Espiñaredo, etc.
As fincas inmediatas á capela de San Vicente, polo sur, teñen desde antigo o nome de “Porto da Vila”, mostra de que noutros tempos houbo por alí un poboado ou “vila”. Nesa vertente do sur da capela hai un manancial que se chama a “Fonte do Santo”, con auga fresca e sabedora que usan no seu consumo moitos veciños.

As últimas reformas
As melloras feitas no santuario nas últimas décadas foron: o cielorraso, pavimentación, caleados, adquisición de lámpadas, construción dun palco e unha cabana. Recentemente, sen medios, pero co entusiasmo dos veciños, achaiouse o chan, e cubriuse mediante uralita un tramo do adro onde se oficia a misa o día da festa e ten lugar comodamente a verbena, aparte de servir para as reunións do vecindario. Mesmo así construíuse un muro circundante que protexe e adorna o espazo exterior. En resume, a romería de San Vicente de Pontoibo segue sendo unha celebración típica e o mesmo tempo moderna e alegre, dentro dun barrio entusiasta e acolledor como é Pontoibo.

Texto aportado por Xose María Ferro, director do Museo Etnográfico Monte Caxado

DON ENRIQUE RIVERA ESCRIBE SOBRE A CAPELA DO FREIXO

Seguindo cos artigos que D. Enrique fixo sobre as ermidas e igrexas do noso concello de As Pontes de García Rodríguez, poñéndoas en valor ao recuperar a súa historia, imos ver algo que nos deu a coñecer o día 18 de xullo de 1990 e co motivo das festas patronais.

Publicouno A VOZ DE GALICIA, e é un artigo referido a Igrexa do Freixo, e máis concretamente á súa porta principal, xa que nela aparecen dúas columnas que nos falan da historia deste templo.

COLUMNAS DEL SIGLO XVII CON SUS FIGURAS ADORNAN EL TEMPLO PARROQUIAL DE O FREIXO.

Por D. Enrique Rivera Rouco.

La puerta principal de la iglesia de O Freixo (As Pontes) ha sido adornada por el exterior en el sigo XVII con dos columnillas y repisa transversal, logradas en roca dolomítica (sedimentaria, arenisca, marrón, blanda) de uso antiguo en las edificaciones de la zona y concretamente en la obra referida del templo.

Dichas columnas presentan, en bajo relieve, tres efigies: una de la Condesa de Montenegro y las otras de los monarcas entonces reinantes en España: Carlos II y su esposa Doña Mariana de Austria.Conforme la documentación que conserva el Obispado de Mondoñedo sobre fundaciones, administración y provisión de capellanías, los datos del Archivo Parroquial de O Freixo (Que transcribe la obra “Estudios Mindonienses” volumen I; págs.. 361 y siguientes. Ediciones. Kadmos. Salamanca. Año 1985), y la tradición oral, en el año 1665 Doña Florencia de Estua y Miranda, esposa de D. Fernando Sanjurjo Montenegro, familia noble residente en el palacio de Pude (San Simón de la Cuesta-Lugo) erigió el Santuario de Pena de Francia en Solloso (O Freixo) con capellanía de “colocación laical”, es decir, de presentación y patronato de legos o seglares.

El hermano político de Doña Florencia, D. Antonio Sanjurjo Montenegro, cura de O Freixo, fundó mediante testamento cerrado de fecha 27 de diciembre de 1672, una capellanía, también de “colocación laical”, de la advocación de la Virgen de la Concepción con sede en la iglesia de dicha parroquia. Fue en esa época, en la segunda mitad del siglo XVII, cuando ha sido ampliado el edificio del Templo parroquial de esta Feligresía; le añadieron las dos naves laterales, el pórtico y el campanario, y adosaron en torno a la puerta principal las columnillas conmemorativas que continúan rememorando aquellos tiempos.

El recuerdo de la Condesa de Montenegro se conserva aún con beneplácito en la memoria de los feligreses como de grata persona, pese a la distancia cronológica que les separa y a la índole opresora de la antigua nobleza.

Esos beneficios por ella proporcionados, unidos al crecido número de habitantes que antaño integraban esta parroquia, consiguieron enaltecerla con la máxima categoría parroquial, de mayor rango que As Pontes: la categoría “de término”.

El templo parroquial, más similar en sus dimensiones a una catedral que a una iglesia de aldea, y la suntuosidad de la casa rectoral que iguala a los pazos gallegos, comprueban la

pasada grandeza de O Freixo, minada posteriormente por la emigración y por haberse posesionado -de manera ilegal- de sus tierras el tristemente célebre Patrimonio Forestal.

EL HECHIZO

Nos cautiva y nos fascina. Cuando lo tenemos delante, su hechizo amenaza nuestra libertad. Ya no somos capaces de pensar con sosiego. Ya no tenemos descanso. Ya no somos nosotros. Cuando vemos con nuestros ojos las imágenes de violencia en las calles que hemos visto estos días por los medios ya no somos capaces de pensar. El mal nos cautiva y fascina. Entra por los ojos y se nos queda en el cuerpo. Lo consumimos y nos consume. Las imágenes del mal son producto de consumo. La violencia es un buen negocio.

Por eso es urgente afrontar el hechizo del mal y cuidar de nuestra libertad más honda: no la de decir o hacer lo que nos apetezca sino la de pensar en lo que decimos o hacemos. Es urgente entender la diferencia entre comprender y justificar. El hechizo del mal en las imágenes de violencia que entran por nuestros ojos consigue enseguida lo que busca: que no seamos capaces de entender esta diferencia. Es su manera de fascinarnos. Y, una vez fascinados, el mal se hace dueño de nuestra inteligencia. Ya no somos nosotros. Ya no es la razón la que habla. Habla, o grita, aquello que llamamos “sentido común” sólo para justificarnos. El sentido común, como decía Descartes, es aquello que todo el mundo cree tener…

Texto escrito por V.M.P.

O FEITIZO

Catívanos e ameíganos. Cando o temos diante, o seu feitizo ameaza a nosa liberdade. Xa non somos quen de pensar con sosego. Xa non temos acougo. Xa non somos nosoutros. Cando vemos cos nosos ollos as imaxes de violencia nas rúas que vimos estes días polos medios xa non somos quen de pensar. O mal catívanos e ameíganos. O mal entra polos ollos e quédasenos no corpo. Consumímolo e consómenos. As imaxes do mal son produto de consumo. A violencia e un bo negocio.

Por iso é urxente afrontalo feitizo do mal e termar da nosa liberdade máis fonda: non a de dicir ou facer o que nos pete senón a de pensar no que dicimos ou facemos. É urxente entendela diferenza entre comprender e xustificar. O feitizo do mal nas imaxes de violencia que entran polos nosos ollos consegue axiña o que procura: que non sexamos quen de entender esta diferenza. É a súa maneira de ameigarnos. E, ameigados, o mal faise o dono da nosa intelixencia. Xa non somos nosoutros. Xa non é a razón a que fala. Fala, ou berra, aquilo que chamamos “sentidiño” so para xustificármonos. O sentidiño, como dicía Descartes, e aquilo que todo o mundo cre ter….

Texto escrito por V.M.P

LAS DOS CARAS DE LA VIDA

Imagen de la transfiguración del Señor

Era un brillante hombre de negocios. Cuando estaba inmerso en sus operaciones, era capaz de hacer cálculos con la mayor rapidez. Era, además, muy generoso con sus hermanos: cada vez que se veían en apuros allí estaba él para echarles una mano. Con su mujer y sus hijos era de una ternura desbordante. Hasta que, un día, empezó a olvidar cosas: un grifo sin cerrar, una estufa sin apagar…Una mañana tomó el autobús y su familia, angustiada, no dio ya con él hasta el anochecer. El diagnóstico estaba claro: tenía Alzheimer. Las cosas, poco después, comenzaron a empeorar: empezó a acusar a su mujer de que le robaba. Para tranquilizarle, a ella se le ocurrió entonces meterle en el bolsillo un fajo de billetes repartido en pequeñas cantidades: así tendría la sensación de que llevaba mucho dinero encima. A veces, salía a pasear en pijama. En los escasos momentos de lucidez que acertó a tener, antes de perderse en la noche, rompía a llorar. Hasta que llegó el momento y fue necesario internarlo. A su familia le embargaba una pena indecible cada vez que le visitaba. Al que fuera esposo y padre había que cambiarle ahora los pañales. Se pasaba los días mordiendo un trapo. No reconocía ya a nadie.

Cuando la enfermedad da la cara uno se encuentra, con frecuencia, ante la negación, tanto en la mente del propio enfermo como en la de sus allegados: “no es posible”, “no le está pasando eso a él”. Y, cuando la enfermedad se acaba apoderando de alguien, crece la tentación de alejarse de él, como si ya no existiera ¿Cuál es, pues, el verdadero rostro de la vida? ¿Quiénes somos realmente cada uno de nosotros? La respuesta a estas preguntas sólo podrá encontrarla el que esté dispuesto a contemplar juntas “las dos caras de la vida”. Y esto es precisamente lo que nos propone el relato evangélico de la Transfiguración. Veámoslo.

Este relato es conocido tradicionalmente como el de la Transfiguración de Jesús. En pocas palabras, Jesús invita a sus discípulos más íntimos a subir con él a lo alto de una montaña. Allí le verán, de pronto, traspasado de luz y en conversación con dos personajes decisivos del Antiguo Testamento. Una voz del cielo les invitará, entonces, a escuchar al Hijo querido de Dios. Nuestras reacciones ante este relato varían desde el estupor que provoca en nosotros todo lo irreal y prodigioso hasta el impulso de piedad que puede suscitar en cada uno la presencia misma del Hijo de Dios, que se nos ha dado a conocer en su divinidad. Pasamos así un tanto de soslayo sobre lo que este relato intenta comunicarnos de una manera un poco desconcertante: entre los anuncios de su Pasión y la cercanía de su muerte, que se perfila ya en el horizonte, la fe de sus íntimos ve y comprende acerca de Jesús ciertas cosas que escapan al común de los mortales. En otras palabras, mientras el común de los mortales no ve en Jesús más que a un condenado a muerte y a un desgraciado, la fe de sus íntimos sigue viendo en él al ser extraordinario y único que ha sabido hablar sobre Dios de una manera extraordinaria y única. Su fe ha sido capaz de contemplar, a la vez, las dos caras de la vida: el rostro doliente y desfigurado, por una parte, y el semblante del ser querido y único que conocieron, por otra. Ambas forman parte de nuestra realidad humana.

Si bajamos al nivel de los hechos, nos encontraremos con que las cosas no sucedieron probablemente tal como se nos han contado: la transformación fulgurante de cuerpos y vestidos,  la nube que envuelve a los protagonistas del relato, la voz que resuena de ultratumba…El evangelista recurre a un lenguaje llamativo para comunicarnos algo profundo y verdadero: es su unión con Jesús en el amor la que les ha permitido a los discípulos superar la atrocidad de su proceso y de su muerte y adentrarse en la experiencia de la Pascua.  Es la mirada que nace del amor la que hace posible ver más allá de un desecho de ser humano.

Cuando uno vuelve al relato de la Transfiguración, se queda con la impresión de que el foco está puesto, en él, sobre la persona de Jesús: craso error. No podemos hablar de Jesús sin pensar en nosotros mismos. Jesús no hace otra cosa que abrirnos el camino. Por eso, cada uno de nosotros no es uno sino dos a la vez: las dos caras de la vida, el ser vestido de luz que es el Hijo amado de Dios y el hombre o la mujer de rostro desfigurado por el dolor. Es muy fuerte la tentación de ver solo, en uno mismo o en los demás, al ser vestido de luz cuando la vida nos sonríe. O al ser hundido en las tinieblas cuando la vida nos golpea. El relato de la Transfiguración nos enseña: cuando el cielo se cubra de sombríos nubarrones, alza tú los ojos hacia las alturas de la fe y no olvides al ser luminoso y bendecido que eres. Es lo que hacen quienes cuidan de aquellos seres cuyo espíritu ha volado hacia mundos imaginarios, como los enfermos de Alzheimer. Sus ojos traspasan las tinieblas para seguir viendo al ser luminoso que han amado.

Voy a confesar una costumbre que he tenido. Durante varios años pude ver a muchos recién nacidos cada vez que visitaba con mi mujer a las parejas para preparar el bautismo de sus vástagos. Me quedaba entonces mirándoles a los ojos mientras me preguntaba: “¿qué será de esta criatura?”. Hoy en día, cada vez que me encuentro con alguien, quién quiera que sea o cuál sea su conducta, no puedo dejar de imaginarme al bebé que fue, al muñeco de sonrisa tierna y luminosa que todos hemos sido una vez. Ya lo sé: me hablaréis de Hitler, de Saddam Husseim, de Gadafi…¿ha muerto para siempre, en algunos casos, el muñeco enternecedor? ¿O nos engaña el relato de la Transfiguración? Seamos, pues, como los centinelas en pie hasta la aurora, el día en que el ser luminoso acabará traspasando las tinieblas y Pascua será, al fin, una realidad universal. Al menos, si nos queda fe para entonces…

André Gilbert

CUARESMA, ¿TIEMPO DE DESIERTO?

De las tentaciones nos han enseñado a huír desde que tenemos la capacidad de hacerlo. Las tentaciones son peligros a los que no hacemos frente sino huyendo de ellos. Y, como el mundo está lleno de peligros, al final huír de ellos viene a ser lo mismo que huír del mundo. Fuera del mundo ya no tendremos tentaciones. Ya no las tendremos por haber caído en ellas. El que ha caído en la tentación ya no puede caer: solo puede levantarse. Y enseguida. Si no lo hace, si la tentación en que ha caído sigue viva en él, ya no estará dispuesto a levantarse. La costumbre se le hará naturaleza. Lo que tenía por malo se le convertirá en bueno. Fuera del mundo, en el desierto, viven los demonios y los endemoniados, es decir, los que saben que en el mundo no pueden hacer nada. Allí donde hombres y mujeres caminan de la mano, trabajan juntos, se ayudan y se dan apoyo y consuelo, el tentador no tiene nada que hacer.

Jesús lo sabía bien y por eso ni huyó al desierto ni huyó de las tentaciones. Ni se apartó del mundo ni de las tentaciones que en el mundo se encuentran. Por el contrario, les hizo frente. No huyó al desierto: el Espíritu le encaminó hacia él. No se quedó solo frente a los peligros. El Espíritu por el que hombres y mujeres pueden caminar de la mano, trabajar juntos, darse apoyo y consuelo, estuvo a su lado frente a los peligros. El desierto ya no es el desierto, de hecho, para él. Nos cuenta el más antiguo de los evangelios, el de Marcos, que el Espíritu encaminó a Jesús hacia el desierto enseguida. No le dio tiempo para nada: ni para pensar en lo que le haría falta en el desierto ni siquiera para desengañarse de este mundo y huír de él. No fue al desierto huyendo de este mundo como los desengañados. Fue el Espíritu quién lo llevó allí enseguida. No le dio tiempo a planear la huída.

Y nos cuenta también el más antiguo de los evangelios que allí, en el desierto, pasó Jesús cuarenta días viviendo entre las fieras. El evangelio de Marcos parece que fue escrito en los años sesenta del siglo primero, cuando Nerón echaba a los cristianos a las fieras en el circo. Los oyentes del evangelio suponemos que se estremecerían al oír a Marcos hablar de las fieras. Y quedarían asombrados, al mismo tiempo: Jesús no había sometido a las fieras sino que había convivido con ellas. En el fondo tenemos aquí el compendio y sustancia de las tentaciones a las que Jesús se vio expuesto y, en Él, también nosotros: echados a las fieras de este mundo -a los riesgos y peligros de los que nadie puede librarse-, ¿lucharemos contra ellas hasta someterlas o bien quedaremos nosotros mismos sometidos a ellas, esclavos del miedo a los peligros? En el relato de las tentaciones de Jesús tenemos la respuesta a nuestra pregunta: ni someter ni dejarse someter, vivir entre las fieras, convivir con ellas, es decir, amar y perdonar a nuestros enemigos.

En el fondo, la lucha en el corazón de quien no quiere someter a nadie ni dejarse someter por nadie es tan dura que nadie es capaz de sostenerla él solo. Por eso Jesús no está solo en el desierto. “Le servían los ángeles”, nos cuenta el evangelio. Los ángeles, ¿acaso no son aquellos que le dan un vaso de agua a cualquiera de los más pequeños de este mundo? Cuando lo estamos pasando mal de verdad, cuando huyen de nosotros los amigos con la excusa de hallarse muy atareados, ¿no son como ángeles para nosotros los pocos que siguen a nuestro lado? A huír de la quema, de los peligros, de las tentaciones, de los problemas: he aquí lo primero que aprendemos en la vida. Jesús, por el contrario, nos enseña a dejar de huír de nosotros mismos. Frente a cierta espiritualidad de la “fuga mundi”, del silencio y el desierto, hoy de actualidad, la de caminar de la mano, trabajar juntos, darse apoyo y consuelo, encaminados por el Espíritu de Jesús que nos lleva a donde nadie quiere verse: entre fieras y peligros. La Cuaresma, ¿es de veras el tiempo del desierto? A mí me parece que es el tiempo para dejar de huír.

Texto escrito por V.M.P

CORESMA, TEMPO DE DESERTO?

Das tentacións ensináronnos a fuxir dende que temos a capacidade de facelo. As tentacións son perigos aos que non facemos fronte senón fuxindo deles. E, como o mundo está cheo de perigos, ao final fuxir deles énos o mesmo que fuxir do mundo. Fóra do mundo xa non teremos tentacións. Xa non as teremos por termos caído nelas. O que caeu na tentación xa non pode caer: só pode erguerse. E axiña. Se non o fai, se a tentación na que caeu remanece nel, xa non querera erguerse. O costume faráselle natureza. O que tiña por mao háselle trocar en bo. Fóra do mundo, no deserto, viven os demoños e os endemoñados, é dicir, os que saben que no mundo non poden facer nada. Alí onde os homes e as mulleres camiñan da man, traballan xuntos, axúdanse e danse apoio e consolo, o tentador non ten nada que facer.

Xesús sabíao ben e por iso nin fuxiu ao deserto nin fuxiu das tentacións. Nin se arredou do mundo nin das tentacións que no mundo se atopan. Pola contra fíxoas fronte. Non fuxiu ao deserto: o Espírito encamiñouno cara a el. Non quedou só fronte aos perigos. O Espírito polo que os homes e as mulleres poden camiñar da man, traballar xuntos, darse apoio e consolo, estivo a caron del fronte aos perigos. O deserto xa non é deserto, de feito, para él. Dinos o máis antigo dos Evanxeos, o de Marcos, que o Espírito encamiñou a Xesús cara ao deserto axiña. Non lle deu tempo para cousa ningunha: nin para pensar no que lle faría falla no deserto nin sequera para se desenganar deste mundo e fuxir del. Non foi ao deserto fuxindo deste mundo coma os desenganados. Foi o Espírito quen o levou axiña. Non lle deu tempo para matinar a fuxida.

E dinos tamén o máis antigo dos Evanxeos que alí, no deserto, pasou Xesus corenta dias vivindo entre as feras. O evanxeo de Marcos disque foi escrito nos anos sesenta do século primeiro, cando Nerón botaba aos cristiáns ás feras no circo. Os oíntes do Evanxeo supoñemos que tremerían ao oíren a Marcos falar das feras. E ficarían abraiados, ao mesmo tempo: Xesus non asoballara as feras, senón que convivira con elas. No fondo temos aquí o resumo e o miolo das tentacións ás que Xesús viuse exposto e nel tamen nosoutros: botados ás feras deste mundo -aos riscos e perigos dos que ninguén pode afastarse-, ¿loitaremos contra elas ata asoballalas ou ben seremos nós mesmos asoballados por elas e escravos do medo aos perigos? No relato das tentacións de Xesús temos a resposta a nosa pregunta: nin asoballar ni deixarse asoballar, vivir entre as feras, convivir con elas, é dicir, amar e perdoar aos nosos inimigos.

No fondo, a loita no corazón do que non quere asoballar a ninguén nin deixarse asoballar por ninguén é tan acerba que ninguén é quen de sostela só. Por iso Xesús non está só no deserto. “Servíano os anxos”, dinos o Evanxeo. Os anxos ¿seica non son aqueles que lle dan un vaso de auga a calquera dos máis cativos neste mundo? Cando o estamos pasando mal de verdade, cando foxen de nós os amigos coa escusa de se atoparen moi atarefados, ¿non son coma anxos para nos os poucos que seguen ao noso caron? A fuxir do lume, dos perigos, das tentacións, dos problemas: velaquí o primeiro que aprendemos na vida. Xesús, pola contra, apréndenos a parar de fuxir de nós mesmos. Fronte a certa espiritualidade da “fuga mundi, do silencio e o deserto, hoxe de actualidade, a de camiñar da man, traballar xuntos, darse apoio e consolo, encamiñados polo Espirito de Xesús que nos leva onde ninguén quere verse: entre as feras e os perigos. A Coresma ¿é, de feito, o tempo do deserto? A mín paréceme que é o tempo para pararmos de fuxir.

Texto escrito por V.M.P

LA ERMITA DE A SANTA DO CARBALLO DE AS PONTES

Outro artigo publicado por D. Enrique Rivera Rouco, o día 18 de maio de 1986 no xornal de A Voz de Galicia, está dedicado á ermida da Santa do Carballo, na parroquia do Aparral,. Nel fálanos da súa fundación, a lenda que a acompaña e da celebración do día da festa.


D. Enrique fixo un estudo sobre as capelas que hai espalladas polas parroquias e que iremos presentando en sucesivos artigos para poñer en valor estas pequenas edificacións que pouco a pouco e por varios motivos, van perdendo o auxe que algún día tiveron.

LA ERMITA DE A SANTA DO CARBALLO, DE AS PONTES
Por Enrique Rivera Rouco. 18 de mayo de 1986.

La ermita de A Santa do Carballo hállase situada en los límites parroquiales de la feligresía de Santa María de Aparral, municipio de As Pontes, al lado de la carretera general C-641-, a unos cuatro kilómetros de la villa de As Pontes de García Rodríguez.


Fue fundada hace varios siglos por una familia de dicho entorno, los antepasados de la familia Ledo Airado, cuya casa pertenece actualmente a los sucesores: Alfonso Pérez Carballeira y esposa.


La tradición oral de los mayores de la parroquia da cuenta de una leyenda que justifica la advocación de este santuario, la Virgen se apareció a la gente en un roble (carballo) en las inmediaciones del paraje en donde está la capilla, a saber, llamada Costa do Carballal, donde hay una fuente que aún hoy se conoce por Fonte da Virxen.


Entonces (hace más de cuatro siglos a juzgar por la documentación conservada) fue eregida la primitiva ermita en la orilla del arroyo Rego da Casilla (unos metros atrás de la actual), que dedicaron a la Virgen de la Ascensión, titular inusitado que evoca la Ascensión de Jesuscristo. Sería más normal dedicarla al Misterio de la Asunción de la Virgen, por ser fiesta mariana, sin embargo hay algunas (muy pocas) advocaciones de la Virgen de la Ascensión en la Península Ibérica y es esta una de ellas, con el consiguiente mérito que por tanto conlleva. Efectivamente la fiesta patronal vino celebrándose tradicionalmente el jueves de la Ascensión con nutrida asistencia de los vecinos y de romeros que concurrían del exterior y que todavía acuden. En el día de la víspera eran traídas procesionalmente las imágenes de San Juan y de la patrona de Aparral, desde la iglesia parroquial hasta la ermita, de donde retornaban tras la misa solemne de la fiesta.
En la descendencia de la familia fundadora hubo dos sacerdotes hermanos, don Constantino Juan y don Paulino Pérez Ledo.

El primero, que falleció muy joven y el segundo, don Paulino, construyó la ermita actual unos años antes de morir. Terminó sus días en 1953 siendo cura párroco de San Mamed de As Pontes. Posteriormente fue demolida la capilla primitiva, hecho lamentable ya que tenía gran valor de antigüedad. Por entonces fue adquirida la nueva imagen patronal, por iniciativa y apoyo económico de doña Carmen Fernández Pardo de As Pontes: una escultura de la Santísima Virgen con dos ángeles coronándola. La imagen vieja, de diminuto tamaño aunque con valor histórico, representa a la Virgen Reina, con corona real de plata.


La devoción y entusiasmo hacia la patrona A Santa do Carballo sigue pujante en aquel barrio y en los limítrofes, así por mano de los jóvenes vecinos de allí, fue lucida la capilla en el pasado año y en presente estrenará un nuevo juego de manteles y frontales en los altares. Enrique Rivera Rouco, Cronista oficial da Vila de As Pontes.

Texto aportado por Xose María Ferro ( Director do Museo etnográfico Monte Caxado)

Balance dos obradoiros de Cáritas da Unidade Pastoral As Pontes

Dende o grupo de Cáritas da Unidade Pastoral das Pontes, vimos desenvolvendo dende fai tempo diferentes obradoiros promocionais.

O máis antigo é o de alfabetización de persoas inmigrantes. Buscamos a formación e capacitación básica de mulleres inmigrantes, veciñas das Pontes, para mellorar o seu proceso de integración na nosa comunidade.

Ademáis, dende o ano pasado contamos cun obradoiros de costura, que tén como obxectivo non só aprender arreglos básicos de costura, senón tamén ser un espazo de diálogo, comunicación e encontro entre as persoas participantes.

Éstas tareas están siendo acompañadas dende os programas de territorio e familia de Cáritas Diocesana Mondoñedo – Ferrol.O esforzo das alumnas e das docentes é importante, a experiencia está a resultar moi gratificante.